Lamento por Leonard Cohen
Guía en el jardín de plantas
Tesoro
Tres variaciones sobre el oro
Nada es lo que parece
Tumba profunda.
Primavera en Akitsu
Ciryl, el niño de la bicicleta
El caso Moro o Buongiorno, Notte y viceversa
Releo y escribo a medida que releo
El riesgo extremo
La aspereza de este mundo
Notas sobre el campo de la didáctica de la lengua y de la literatura
Emotividad y resistencia al sentido poético
La poesía empieza por la poesía de vanguardia
La escuela debe ser un problema

La aspereza de este mundo

2003

---

Diario Clarín, Suplemento Cultura y nación, Buenos Aires.

---

Ver link
PDF


La aspereza de este mundo Hay algo de inocencia perdida desde los comienzos en la escritura de Paula Jiménez. En "Ser feliz en Baltimore" esa felicidad acababa de pasar. Asistíamos de este modo a los ecos de una derrota en un lugar lejano, lejano de nuestra geografía —donde muere Edgar Allan Poe, padre del cuento moderno—, lejano de nuestra experiencia, donde nace el sujeto de su poética y del pecado; pero intensamente cercano en lo inmediato de nuestra lectura. Quizá por ello, "Pecado original", último poema de "Ser feliz..." es una bienvenida al infierno adulto , "la tentación es irresistible", y un puente hacia sus otros dos libros "Historia de ese árbol" y "La mala vida". Así, en el primero se visita la infancia ("el recuerdo es difuso como las sombras que envuelven las paredes") como un paisaje inmóvil donde el sujeto crece, muy a su pesar, en su dominio del espacio de los grandes mientras crece también su percepción divergente de ese universo. "La mala vida", en cambio, describe una geografía nocturna; hombres y mujeres frágiles y, muchas veces, retraídos. Por sus silencios, sus miradas, sus gemidos, sus caricias, sus experiencias o sus pequeñas voces, accedemos a otras visiones y otros conocimientos; formas de contacto secas y esquivas, aparentemente desafectadas pero profundamente buenas y conmovedoras. De esta manera, si lo áspero estaba antes en la forma de mirar el mundo, ahora esa aspereza pasó a ser parte de él. Gracias a "La mala vida" poseemos un mapa, en el cual descubrimos pasajes y callejones, de una ciudad oculta donde cada descanso ofrece un poema. Nos podemos encontrar, entonces, con un hombre solitario en el fondo de su casa del barrio de Villa Urquiza, rodeado de perros labradores, que interpreta a los humanos desde su pasión canina. Con perros como pares, acariciando sus ásperos lomos, ese hombre nos enseña con entrañable generosidad su visión del cosmos ("vos te burlás, yo quiero saber del más allá") en un mundo donde ya nada es lo que fue ni lo que parece ser.